10-1-2018
GENERAL CABRERA: La Joyería, el segundo comercio más antiguo de Cabrera.
Pocas empresas llegan a su cuarta generación familiar, por eso el caso de la Joyería llama la atención a los especialistas en marketing

Después de visitar la carpintería, el comercio más viejo de Cabrera que aún tiene abiertas sus puertas, seguimos hurgando la historia de Cabrera y llegó el turno del segundo comercio más antiguo, Joyería Concari. “… Imaginate la cantidad de matrimonios de Cabrera que tienen sus alianzas de Concari Joyas…” nos dice Raúl su actual propietario y nieto del fundador, orgulloso de ser el sucesor de la tradición familiar de joyería y relojería.

Una fecha muy cercana al 25 de agosto de 1920, don Eufrasio Enrique Concari fundaba en la calle Córdoba 888 de Cabrera, actual domicilio de la familia Guia, la Joyería Concari, justo al frente del actual local comercial. Eufrasio era empleado de Santiago Coppo, el primer relojero y joyero de Cabrera, en 1920 Coppo emigra a Córdoba y Concari decide fundar su propio comercio que en 1954 se trasladó a su actual emplazamiento.

Un talonario de remitos de reparaciones de relojes de 1920 es una de las tantas pruebas de la historia del comercio.

Su principal rubro siempre fue Joyería y relojería, pero llama la atención los anexos que tuvo el local, en los primeros años además reparar y vender relojes fabricaban joyas y el anexo era armería, sí leyó bien las armas en Cabrera se compraban allí; en 1965 se anexó el rubro venta de trofeos y en 1995 la ropería Concari Jean funcionaba en el mismo local. Hoy sólo funciona en sus dos rubros tradicionales.

La tradición familiar también fue parte de la historia del comercio, Eufrasio sumó a sus hijos Coco (Ricardo)  se especializaba  en Joyas y Federico (Negro) , el papá de Raúl en relojes; en 1975 llegó Raúl a aprender el oficio de su padre y de su abuelo y en 2008, Estefanía y Gabi bisnietas del fundador se sumaron al equipo de trabajo junto a su mamá Silvia.

En la actualidad al equipo lo componen Raúl, Gabi, Estefanía, Mabel Quebedo en la atención al público y Koki Zabala, un alumno fiel de Raúl , en las reparaciones.

Pocas empresas llegan a su cuarta generación familiar, por eso el caso de la Joyería llama la atención a los especialistas en marketing, seguramente la tradición familiar seguirá marcando las horas en la historia de Cabrera.

Muy pronto visitaremos el tercer comercio más antiguo, seguro tomaremos un vinito por allí.