11-1-2018
GENERAL CABRERA: La Carpintería… El comercio más antiguo de Cabrera.
En una época donde llegan a Cabrera muebles fabricados en otras provincias y hasta en la misma China; Enrique Canevarolo sigue allí fabricando muebles como lo hizo su padre, su abuelo y su bisabuelo

A la hora de armar la historia de General Cabrera no podemos omitir destacar el rol preponderante del comercio local en la vida de la Ciudad agro industrial y comercial; y a la hora de hablar de los comercios sin lugar a dudas La Carpintería de Canevarolo y la relojería de Concari marcaron la historia y aún siguen formando parte del perfil comercial de nuestras calles céntricas.

La primer foto tomada en General Cabrera data de 1907, en la misma puede verse un procesión en honor a San José, nuestro Patrono, la Iglesia y su vieja fachada, la Escuela Olmos y la Carpintería de la familia Canevarolo, instalada allí desde 1900, sólo 7 años después del acta fundacional de Cabrera.

En una época donde llegan a Cabrera muebles fabricados en otras provincias y hasta en la misma China; Enrique Canevarolo sigue allí fabricando muebles como lo hizo su padre, su abuelo y su bisabuelo. Si bien la parte comercial del frente de la mueblería fue modernizada, el edificio de la carpintería muestra máquinas europeas del siglo pasado, las paredes y los techos originales del uno de los primeros edificios de Cabrera.

“… El fundador de la Carpintería, mi bisabuelo  falleció muy joven por fiebre amarilla con sus hijos pequeños, por ello no tenemos demasiadas historias de las que se cuentan de generación en generación…” nos dice Enrique mientras arma unas simpáticas mesas de luz, casi artesanales. “… La historia más interesante es de la foto más antigua de Cabrera, en el barco desde Europa venían el fotógrafo y los Canevarolo, allí se hicieron amigos, los Canevarolo se fueron a Chilecito en La Rioja tras la fiebre del oro, pero el fotógrafo les manda una  foto diciéndoles que en Cabrera hacía falta un fabricante de carros para sacar las cosechas. Llegan a Cabrera y compran el edificio que era propiedad de la familia Marchissio donde funcionaba la “Herrería Marchissio” , en la cuadra soló estaban el edificio de la carpintería, la casa paterna al lado y la Parroquia… Mi abuelo fabricaba muebles y Mario Canevarolo ataúdes en este edificio … Después de la muerte del bisabuelo de Enrique el abuelo era muy pequeño y fue a estudiar pupilo en una escuela en Córdoba”

“… Las máquinas funcionaban con un mecanismo que giraban todas juntas primero las movía un malacate con un caballo y más tarde con un motor a vapor… En la actualidad funcionan cada una con un motor trifásico…”.

El abuelo de Enrique no hablaba demasiado de su pasado, tal vez por la tristeza de la muerte temprana de sus padres, es por ello que es difícil contar la vida de la carpintería, que es un testimonio vivo de nuestra Ciudad.